person holding a sign that states hello my pronouns are

El poder de los pronombres

Las palabras son poderosas. Nos ayudan a comunicarnos y a describir el mundo que nos rodea, pero también nos ayudan a describirnos ante el mundo y permiten una comprensión y una conexión más profundas de lo que los ojos pueden ver o asumir. Por ello, las palabras que utilizamos para referirnos a nosotros mismos son las más personales de todas... en particular, nuestros nombres y pronombres.

En la lengua inglesa, nuestros pronombres están, por defecto, ligados y en referencia a nuestra identidad de género. ("he/him/his" para los hombres(Él), "she/her/hers" para las mujeres(Ella)). Sin embargo, el género que "presentamos" por fuera no siempre coincide con nuestra identidad de género. Por eso es importante preguntar por los pronombres de alguien y nunca darlos por supuestos. Más que eso, preguntar por los pronombres de una persona es una forma fuerte y externa de mostrar que se cuida y respeta a la otra persona, permitiéndole sentirse validado y visto.

Algunas personas utilizan diferentes nombres y diferentes pronombres dependiendo de la situación y de a quién se dirijan. Esto se debe a una serie de factores, la mayoría de las veces por seguridad. Por ejemplo, una persona puede ser abiertamente transgénero con sus amigos y al salir a socializar, pero no en el trabajo, en la escuela o en casa con la familia. 

Una forma fácil de romper el hielo de los pronombres es mencionar primero sus pronombres al presentarse. "Hola, me llamo ___, y uso los pronombres ___/___". Al ser el primero en decir sus pronombres, anima a la otra persona a hacer lo mismo (además de hacerle saber cómo debe dirigirse a usted). Puede resultar incómodo al principio, pero a medida que se esfuerce por decir activamente sus pronombres o preguntar por los de los demás, acabará convirtiéndose en una pregunta natural y rutinaria para conocerse.

Pero ¿qué pasa con las personas que no se identifican totalmente como hombres o mujeres? ¿O ambos? ¿O ninguno de los dos? Lo más habitual es que estas personas utilicen los pronombres " they/them/their (ellos/ellas)". Históricamente, "ellos" se ha utilizado como pronombre singular siempre que se desconoce el género de alguien (un elemento lingüístico que se remonta a 600 años atrás y que utilizaron Emily Dickenson, Agatha Christie y Shakespeare, por nombrar sólo a algunos). Pero hay otros como "ze/zir/zirs", "xie/hir/hirs", "en/en/ens" y muchas otras. 

Pero ¿qué ocurre si se equivoca y utiliza los pronombres incorrectos al hablar con alguien? Simplemente pida disculpas y siga adelante. La disculpa demuestra que está dispuesto a aprender y que le importa. Hacer una gran cosa al respecto sólo crea más incomodidad para la otra persona.

Compartir esta publicación